Ferran Adriá: El cocinero dice, el problema no es abrir, sino llenar