El hielo de la Antártida puede retroceder hasta 50 metros al dí­a